CUENTOS DE LA VIDA MISMA

Ps. Milagros Salas González

 Ninguno de nosotros nace con un manual de “cómo vivir”, simplemente nos dejamos llevar por el influjo del tiempo, nos adaptamos a las reglas y exigencias del mundo social que nos rodea, somos aparentemente una “máquina maravillosa” que como bien dice la Biología: “nace, crece, se reproduce y muere”; sin embargo, esta frase es excesivamente corta para definir lo que es el ser humano, pues podríamos preguntarnos: ¿dónde queda el “siente”, el “piensa”, el “sufre”, el “lucha”, el “goza”? Cada existencia es extraordinaria por la misma naturaleza de su nombre: “existir”.

Vivimos una época plagada de preocupaciones, es más, cada día pareciese que se descubriesen nuevas formas de decirnos que estamos mal: depresión, ansiedad, crisis de la mediana edad, inmadurez, histeria, autoestima baja, locura, bipolaridad, entre otros. Nos podemos sentir tan abrumados con las tantas formas que nos pueden llamar las personas, que casi dejamos de tener un nombre propio y nos ponemos mejor “el diagnóstico” para identificarnos. Pero no importa cuál sea nuestra “categoría”, el peor miedo que afronta una persona, la peor sensación que alguien puede llegar a tener es la de “sentirse solo”, lo más difícil y deprimente es pensar que la circunstancia que se vive es una tragedia única en la historia, que la incomprensión del mundo es aplastante y que la desesperación es avasalladora. Todos sufrimos en algún momento (niños, adolescentes, jóvenes y adultos), lo importante es tener la suficiente fortaleza espiritual para superar los diversos obstáculos y problemas que siempre estarán presentes en nuestro diario vivir.

 El escritor Alonso Cueto no es ajeno a ello, en su obra Cinco para las nueve y otros cuentos, nos permite ver de cerca las experiencias de distintos personajes; cada pensamiento, cada emoción se vive como si fuese de uno mismo. Mediante una narrativa fluida e interesante, sus páginas nos separan del mundo y de los problemas en que vivimos, pero al mismo tiempo nos acercan cuando sentimos o recordamos que hemos pasado por las mismas buenas o malas experiencias. Un libro tiene el poder de acercarse a tu corazón y como dice “la señorita Dora”, susurrarte al oído: “Yo sé lo que es, yo lo he pasado. Resiste, espera, no te abandones”.

Esta obra no puede ser considerada únicamente para adolescentes, ya que nos permite ver experiencias vividas por personajes tan diferentes y similares a la vez, sus condiciones y personalidades son distintas, pero su deseo de ser felices algún día, nos hace sentir identificados con la historia. Cada cuento muestra el paso de cada adolescente que se transformó en adulto, ya sea agarrando valor para combatir un abuso, el revelar un secreto mortal, el aprender a confiar en las personas, en superar prejuicios infundados, o el poder ver cómo pequeños actos de ayuda pueden causar un efecto poderoso en el necesitado. El simple hecho de saber que uno no está solo en este mundo tiene un efecto poderoso en el más abandonado de los seres.

El mundo no es tan cruel como parece. Definitivamente esta es una obra espléndida para leer y compartir, si uno quiere encontrarse con uno mismo. Altamente recomendada para los jóvenes y adolescentes, sobre todo porque muestra que el caos de la adolescencia no es “el fin del mundo”, la vida continuó para estas personas, hubo un camino después de la tragedia, ya que no hay mal emocional que el tiempo no cure.

La vida es un misterio para todos nosotros, desde el punto de inicio, el cómo transcurre y cuál será nuestro destino, nuestro final; nuestra existencia continúa sin un rumbo claro, sin saber qué experiencias, o qué personas nos deparará el futuro; la vida es un misterio, está llena de alegrías y penas; pero es una oportunidad extraordinaria y maravillosa de poder descubrir. Debemos tener en cuenta que las dudas y vicisitudes de lo que nos espera no son ajenas a nadie, todos tenemos expectativas de cómo queremos vivir nuestras vidas, nuestros planes; sin embargo, se dan momentos en los que simplemente, y como dice la canción del buen Héctor Lavoe, “la vida te da sorpresas”; como buenos sobrevivientes nos adaptamos y crecemos, seguimos adelante. No obstante, hay que ser sinceros, es un duro camino, y como toda buena historia, hay personajes secundarios que ayudan al protagonista a alcanzar sus objetivos; y con el término “secundarios” no quiero decir “irrelevantes”; los pequeños empujones motivacionales que nos puedan dar, ya sean personas reales de nuestras vidas, o personajes de tinta que viven en los libros que tanto amamos son, sin lugar a dudas, un regalo extraordinario que jamás se  podrá olvidar.

 Algunas sugerencias a los padres

  • Mostrar como padres su interés por conocer distintas realidades, para ello hay que tener como aliada a la lectura, entre sus fuentes principales. Se debe enseñar con el ejemplo, lo cual resulta trascendental para nuestros hijos, pues ver a la lectura como algo normal y entretenido en el hogar aumentará su disposición positiva ante ella.
  • Hacer averiguaciones de obras o temas de interés de los jóvenes y/o adolescentes para  fomentar la lectura y, además, brindar aprendizajes importantes en ellos.
 
  • Resulta importante conocer profunda e individualmente a nuestros hijos, ya sean niños, adolescentes y/o jóvenes, para lo cual debemos tener una escucha activa; que ellos puedan ver y sentir que somos capaces de reconocer sus gustos e intereses, respetarlos y valorarlos.
  • Aprovechar el tiempo juntos, que sea una experiencia grata para todos los miembros de la familia, si tanto los padres como los hijos tienen intereses diferentes, buscar un equilibrio o un acuerdo que les permita compartir una actividad en familia. En este caso, la lectura de un libro es una extraordinaria oportunidad para disfrutar de la compañía de nuestros seres queridos.
 
  • Considerar el apoyo de los docentes del colegio. Para ello podemos solicitar que los motiven y les recomienden obras literarias que puedan captar su atención.

Fuente: colgadodelalectura.com

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s