APRENDIENDO A RESPONDER CUANDO LOS DEMÁS ME CRITICAN

Es importante que sus hijos sepan, desde pequeños, que habrá ocasiones en que se equivocarán o fracasarán al hacer algo que están realizando o aprendiendo, y que entonces algunas personas pueden calificarlos mal, como por ejemplo, les pueden decir: “lentos”, “torpes”, “descuidados”, “desordenados”. Conviene que entiendan, en primer lugar, que fracasar o equivocarse es algo que le sucede a todos, grandes y pequeños, y que siempre es posible intentarlo de nuevo, quizá una y otra vez. Y, en segundo lugar, inculcarles que deben ser fuertes (es decir, ser tolerantes) ante los comentarios negativos, que incluso pueden responder. Ellos deben saber decir, por ejemplo: “No soy torpe, lo que pasa es que no sé todavía cómo hacerlo”; “No me digas que soy lento, recién estoy aprendiendo”; “Poco a poco lo haré mejor”.

También deben saber que la gente no siempre estará de acuerdo con ellos, pues no todos piensan igual. La gente piensa distinto que uno y, quizá, en ocasiones nuestros hijos pueden tener la razón. Entonces, en este caso, es necesario que sepan defender sus puntos de vista, pero sin agredir a sus amigos.

Muchas veces los niños no tienen herramientas para enfrentarse a este tipo de circunstancias. Ante un comentario negativo o ante una diferencia con ellos, lloran, se aíslan o agreden. Esto trae como consecuencia que se sientan menos valiosos, que no se esfuercen, o que no quieran intentarlo nuevamente.

Suele suceder también que los padres piensan que sus hijos son aún muy pequeños para defenderse y son ellos los que deben responder por sus hijos, manifestando su molestia. Si bien parece que así los protegen, en el fondo no les permiten desarrollar estrategias para responder. En estos casos, lo importante es conseguir, en la medida de lo posible, que ellos mismos enfrenten la situación.

Conviene ayudar a los niños a encontrar la forma de responder asertivamente. Es posible conversar con ellos sobre lo que les ha sucedido con los amigos, en el colegio, en la familia, etc., orientándolos para que puedan defender sus derechos y opiniones, brindándoles seguridad para que enfrenten situaciones difíciles y puedan fortalecer su autoestima. Así, ellos sentirán, cada vez más, que son personas valiosas y con muchas cualidades.

 Recomendaciones para los padres

 

  • Cada persona es única. Es posible que, por ejemplo, a su hijo le tome más tiempo que a otros niños aprender a leer. Decirle que su hermano mayor aprendió más rápido, no lo hará esforzarse más; tampoco favorecerá que confíe en que lo podrá hacer. Si tiene alguna dificultad oriéntelo, apóyelo.No compare a su hijo con otras personas.

 

  • Si a pesar que a su hijo no le resulta fácil aprender algo, pero él persevera y mantiene una actitud positiva, es importante que usted exprese su reconocimiento, más aún si finalmente lo logra. Por ejemplo, podría suceder que, aunque se demore más que los demás, finalmente logre leer…, felicítelo por este avance. Evite en todo momento comentarios que dañen su autoestima, tales como: “Ya era hora”; “Por fin, ya todos en tu clase estaban leyendo”, etc.Manifieste su orgullo por sus logros alcanzados gracias al esfuerzo realizado.

 

  • Es posible que decida llevar a cabo proyectos que son incluso, en algunos casos, inalcanzables. Ayúdelo a comprender que para lograr algunas metas hay que seguir pasos, hay que practicar mucho, así evitará que se frustre.  Por ejemplo, podría querer ser el mejor jugador de fútbol de su clase, en este caso, primero debe sugerirle que se proponga practicar con frecuencia este deporte (durante el verano, tres veces por semana). Incluso, si él lo desea matricúlelo en clases. Oriéntelo para que se proponga metas razonables.

 

  • Durante su vida, su hijo fracasará muchas veces. Es importante que entienda que a veces, en un primer momento, no se logra el objetivo y es necesario aprender de los errores para volver a intentarlo. También es importante que comprenda que no siempre tendrá éxito en todo. Favorezca que tenga una actitud positiva frente a sus fracasos.

 

  • Si, por ejemplo, le gustaría actuar en una representación teatral, pero no lo eligen porque no es bueno para ello, apóyelo para que no se desanime y, más bien, mejore. No le ponga más límites de los necesarios. No le diga que “porque tú hablas bajito nunca te escogerán”; al contrario, practique con él para que mejore. Así, estaremos ayudándolo a sentirse seguro, valioso y comprenda que con esfuerzo y dedicación se puede lograr mucho.Aliéntelo en temas de su interés.
  • Converse con él. Puede ser que tenga algunas dificultades, pero eso no implica que las otras personas tengan que burlarse de su hijo. Practique en casa algunas frases que él puede decir, así como la firmeza con que debe hacerlo.Ayúdelo a encontrar la forma de defenderse él mismo si alguien se burla de algo que él no puede hacer o lo hace con lentitud.

 

  • Converse con él sobre el tema, que sepa entender que realizar una actividad con lentitud no hace que sea una persona “lenta” o “torpe”. Puede ser lento en deportes, pero ser veloz para resolver problemas matemáticos. Ayúdelo a responder asertivamente cuando alguien le hace un comentario negativo.

 

  • Muchas veces no estará de acuerdo con lo que dice un adulto. Si su hijo expresa sus discrepancias, no significa que sea irrespetuoso. Lo importante es que encuentre la forma y el momento oportuno de hacerlo. Sugiérale que trate de hablar clara y directamente con usted, y que siempre le comente lo que sucede o lo que le preocupa porque en algunos casos tendrá usted que intervenir. Dialogue con él para que pueda comprender que manifestar su desacuerdo no es falta de respeto hacia los adultos.

 

  • Los niños que obedecen pasivamente órdenes de sus padres u otros adultos, tendrán dificultades para ser cada vez más autónomos e independientes. Con cierta frecuencia dele oportunidad para que diga su opinión frente a alguna indicación o decisión que se va a tomar. Eso le ayudará a practicar, a expresarse asertivamente. Ayúdelo para que exprese su punto de vista adecuadamente cuando no esté de acuerdo con alguna opinión.

 

  • Sea que esta situación haya ocurrido con los padres o con otras personas, es importante que cuando su hijo esté calmado, usted converse con él sobre lo ocurrido. Así, le brindará la oportunidad de pensar de qué otra manera pudo haber respondido. De esta manera, aprenderá a defender sus derechos, sin tener conductas agresivas ni pasivas. Tome un tiempo para conversar con él ante algo que no le agrada o, quizá, responde agrediendo, llorando o aislándose.

 Preguntas frecuentes de los padres

 Mi hija me cuenta que sus amigos le dicen que ella es mala jugando voleibol, que ya no la escogen para jugar. El martes llegó llorando, su papá le dijo que esto no es importante, que lo importante es que ella obtiene muy buenas calificaciones en otros cursos. ¿Debo ayudarla a ser una mejor jugadora de ese deporte?

 Es importante que si su hija quiere mejorar en ese deporte, ustedes la apoyen, el logro no será solo mejorar en el voleibol sino también la haremos sentir que es capaz de superar las dificultades (lo cual será muy significativo), así como también ella comprenderá que muchas veces alcanzar nuestras metas implica esfuerzo. Podría suceder que usted practique con ella y así mejore, pero no necesariamente destaque. Es importante que ustedes reconozcan sus avances, felicitándola.

Nuestro hijo ha tenido un desempeño por debajo del promedio en el colegio; en cambio, sus hermanos mayores obtuvieron los primeros puestos. Hemos pensado no exigirle mucho porque quizás no sea tan inteligente como sus hermanos. Si le exigimos se sentirá mal. ¿Con esta actitud le estaremos ayudando a tener una autoestima más alta?

 Es importante ayudarlo para que haga su mejor esfuerzo. Para ello, hay que seguir las orientaciones de los profesores. De ser necesario, hay llevarlo a un especialista que nos indique la mejor manera para que él aprenda. Si ustedes como padres asumen que él no puede rendir en los estudios, no le estarán apoyando para que se plantee retos en el futuro; no estarán favoreciendo que tenga alta autoestima. Es posible que al no esforzarse, no logre desarrollar su potencial al máximo.

colgadodelalectura.com

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s